Comerciante recibe un perturbador mensaje: “Me preguntaba si te interesaría una niña” – NorteGrande

Un comerciante denunció ante la justicia haber recibido un inquietante mensaje vía Whatsapp de una persona desconocida “ofreciéndole” una niña. Inmediatamente se dirigió a una dependencia policial donde se inició una investigación. Lo que se investiga es si se trata de un hecho de prostitución infantil o una nueva forma de intento de estafa o extorsión.

El  grave hecho, sucedió el martes por la noche, cuando el comerciante se aprestaba a regresar a su domicilio tras su jornada laboral.

“Hola Seba, soy la Gera”, dice el primer mensaje. El comerciante no se llama “Seba” y desconoce por completo el número, por lo que sólo responde con un signo de interrogación “?”.

Inmediatamente le responden: “Me preguntaba si te interesaría una niña” junto con un video de 3 segundos, en el que aparece una menor de entre 10 y 12 años maquillada, en el que la pequeña saca su lengua.

El comerciante dejó de contestar y sólo recibió un mensaje más diciéndole “Es ella, contesta”.

Ante la sospecha de que los mensajes tenían una connotación sexual y que aparentaban “ofrecer” a la menor como si se tratara de una facilitación de la prostitución, el comerciante de 35 años se dirigió a una comisaría y desde allí le indicaron que debía dirigirse al departamento de Trata de Personas.

Los expertos tomaron la denuncia al comerciante, allí detallaron y transcribieron la secuencia de los mensajes, así como también la característica de la línea telefónica desde donde habían emitido los textos.

El denunciante aportó también las capturas de pantalla como evidencia, asegurando desconocer por completo a la persona emisora de los mensajes y a la niña del vídeo.

Inmediatamente se dio intervención a la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual para que tome cartas en el asunto, desde donde se librarían oficios para tratar de identificar al titular de la línea utilizada para enviar los mensajes e intentar establecer la localización.

Las hipótesis de los investigadores

Los investigadores sospechan que se podría tratar de un caso de “promoción de prostitución infantil”, o bien, de un intento de estafa o de extorsión.

Si bien los mensajes y el video no explicitan nada, si dejan abierta una interpretación de tinte  sexual, y hace suponer que la “ofrecen” con esos fines, lo que sería gravísimo.

Los investigadores se inclinarían más por una maniobra de extorsión; donde el receptor conteste “aceptando” la oferta y luego sea extorsionado o chantajeado a cambio de dinero.